El propietario del Club América, Emilio Azcárraga, reconoció que su equipo ha tenido una campaña complicada desde el inicio del torneo por la salida de jugadores importantes, las llegadas -de refuerzos-, y las lesiones.

 

Sin embargo, advirtió que el América no puede tener excusas, no puede salir y ganarle sólo al Guadalajara; tiene que ganarle a todos, calificar a la Liguilla y salir campeón.

Azcárraga Jean asistió esta tarde a las instalaciones del equipo, en Coapa, en el marco del 103 aniversario del club, donde el también dueño de Televisa estuvo acompañado por jugadores y leyendas del club, mientras que a la distancia el Papa Francisco se sumó a las felicitaciones del América.
 
En su misiva, el Sumo Pontífice también incluyó a los equipos mexicanos “de todos los lugares del país y de todas las categorías. Los felicitó por unir en su tarea el deporte y la integración social con tantas iniciativas solidarias.
 
“El futuro no se construye con lamentos, sino con decisiones como la suya. Sé que el águila real, símbolo del Club América, es una especia en extinción. Espero que este gesto en favor de la biodiversidad ayude a tomar conciencia de la impostergable necesidad que tenemos de cuidar nuestra casa común”, externó el Papa.
 
Por su parte, Emilio Azcárraga dijo también que en casa -el Estadio Azteca- “no se salva la temporada ganando clásicos; se salva ganando títulos… Ya Miguel (Herrera) dijo que no van a empatar, y eso es una buena noticia”.
 
El empresario reiteró que en el América, “la exigencia es campeonar. Somos y queremos seguir siendo el más grande”.
 
Al mismo tiempo reconoció la contratación de los refuerzos Guillermo Ochoa y Giovani Dos Santos, a quienes reconoció como jugadores nacionales muy importante con una trayectoria destacada en México y el extranjero.
 
“Gio se hizo en Europa, pero su equipo es el América, y Memo siempre ha sido de casa”, dijo Emilio.
 
En el marco del acto conmemorativo, el evento también abrió un espacio a la presentación de un plan encaminado a la preservación del águila real, emblema del país y del equipo americanista.