El partido de dos de los equipos más importantes de Guadalajara han vivido episodios violentos, los cuales te recordaremos a continuación.

El Clásico Tapatío es un partido que se vive con gran pasión, a tal grado, que este se ha convertido en un encuentro de alto riesgo, pues se han vivido episodios violentos, los cuales les recordaremos a continuación.

Enfrentamiento con policías en el Jalisco

En el 2014, el Atlas vs Chivas se jugó en el Estadio Jalisco, un partido que se recordará por lo sucedido en las tribunas, lugar en el que se desató la violencia por parte de los aficionados, quienes agredieron a los policías que se encontraban en el lugar.

En este incidente, seguidores del Rebaño Sagrado patearon y golpearon a un grupo de elementos de seguridad y esto se debió a una mala planeación en el estadio, ya que fueron pocos elementos para los miles de asistentes.

Ese 22 de marzo, ochos policías fueron heridos, dos de ellos de gravedad. Un día después de este encuentro, el Estadio Jalisco fue clausurado por el Ayuntamiento.

Barra del Atlas y su intento de invadir la cancha

Una goleada de Chivas sobre los Zorros bastó para que otro Clásico Tapatío se tiñera de rojo, un partido donde el futbol quedó en el olvido, pues al minuto 54 de los cuartos de final del Clausura 2015, la Barra 51 del Atlas, enojada con el marcador, intentó ingresar al terreno de juego.

Las personas que sí lograron invadir la cancha buscaban a los elementos rojinegros para agredirlos, aunque su intento fue fallido; el conflicto se calmó casi 20 minutos después.

Nuevamente, tras un Clásico lleno de violencia se procedió a clausurar el inmueble.

“Chi-vas a descender”

Aunque en este partido el enfrentamiento no fue entre los Zorros y el Rebaño, el problema se generó por una manta que metieron algunos fans atlistas al Estadio Omnilife durante un encuentro de Copa MX entre Chivas y Tijuana.

El incidente comenzó con los rojinegros, quienes ingresaron con el trapo "Chi-vas a descender", incidente que los aficionados rojiblancos no dejaron pasar e intentaron golpear a los fanáticos del Atlas. El saldo: los portadores de la manta fueron detenidos algunos días por la policía de Guadalajara.